viernes, 28 de octubre de 2005

Que lo parió....

las cosas son cómo son...
Hoy corre Juancito y salgo con él a divagar...
Mientras me pega duro la versión original de 1969 de BRING IT ON HOME y me dejo llevar por los recuerdos...

Resquebrajado,
escucho mis propias voces del alma,
llamándome,
desde lo más hondo
y profundo de la noche.
Nadie podrá importar en estos dias.
Nadie será más que yo.
Nadie resucitará del pantano
en que los he sumergido.
Rebotando entre las paredes del cerebro
vienen llegando mis invitados de hoy,
son los lamentos del encierro;
y mis corazonadas extravagantes,
se van acorralando
en el palpitar oscuro y tenebroso
de mis sienes.
Me llamas
y te respondo con evasivas sin sentido,
cómo los has hecho ya tú
con mi vida incansable.
Resquebrajado,
antojadizo y huidizo,
me siento estacionado dentro y fuera
de todo lo cotidiano,
de todo lo extraordinario.
Y nadie será más que yo
y nadie,
más irresoluto
en su distancia e impresiones.
Mi vida me llama
a traves del tunel infinito;
del callejón estrecho y maloliente
del suburbio bajo;
para decirme, sin tapujos,
que ya no hay más náda por hacer,
que lo hecho,
hecho está y que nadie podrá remediarlo;
y que nadie podrá importar en estos dias
ya que, no ha de importarme a mi.
Seguire mi curso sin sentido
y he de sentirme más acorralado y putrefacto
que en dias anteriores,
cómo para poder establecer
una real diferencia de criterio
entre lo que estuvo bien hecho y lo que no.
Cómo para poder decir
y a la vez aferrarme a ello,
cuál es la diferencia sustancial
por la que yo digo;
que es el bién, que el mal
y que nadie podrá rebatir estas palabras
ya que además, a nadie deben importarles;
cómo para no decir;
estos es mío, esto tuyo, esotro de aquel.
Son cosas sin sentido,
sin amos ni dueños verdaderos,
son sólamente esclavos
de alguna circunstancia relevante,
las mismas,
que han hecho que yo sea así
y que nadie podrá ser más que yo,
al menos este largo día.-

jueves, 27 de octubre de 2005

Todos punto

Hubo que esperar tanto tiempo
que, hasta creo, lo habiamos olvidado

Hubieron de pasar tantas noches sin estrellas
tantas penas y desencuentros
para que al fín
lográsemos comprendernos.

Que ahora
nos miramos cómo dos desconocidos
descubriendo nuevos lados
a esta podrida dimensión

Aun pondero lo increible

Aun pretendo el resurgir de las cenizas
cual ave fenix
pero
no me engaño

te estoy perdiendo cada día más
Y estos re encuentros

nuevos
dignos
vivificantes
sí, no lo neguemos
no son más
que un siniestro preludio
a una verdad que
ninguno de los dos
quiere enfrentar
El destino esta jugado

y en este pase inglés
nadie es banca
todos punto

09/1/90
capicúa vió

lunes, 17 de octubre de 2005

17 de octubre de 1945

En aquel 17 caluroso, pesado, con presagio de una tormenta que no se desato, la historia argentina daba vuelta una pagina esencial. El General Perón se dirigia al pueblo así:

"Trabajadores: Hace casi dos años, desde estos mismos balcones, dije que tenia tres honras en mi vida: la de ser soldado, la de ser un patriota y la de ser el primer trabajador argentino. Hoy, a la tarde, el Poder Ejecutivo ha firmado mi solicitud de retiro del servicio activo del Ejercito. Con ello he renunciado voluntariamente al más insigne honor a que puede aspirar un soldado: Llevar las palmas y los laureles de General de la Nación. Lo he hecho porque quiero seguir siendo el Coronel Perón y ponerme con este nombre al servicio integral del autentico pueblo argentino.
Dejo, pues, el honroso y sagrado uniforme que me entrego la Patria, para vestir la casaca del civil y mezclarme con esa masa sufriente y sudorosa que elabora en el trabajo la grandeza del país.
Con esto doy mi abrazo final a esa institución que es el puntal de la Patria: el Ejercito. Y doy también el primer abrazo a esta masa inmensa que representa la síntesis de un sentimiento que había muerto en la Republica: la verdadera civilidad del pueblo argentino.
Esto es pueblo; esto es el pueblo sufriente que representa el dolor de la madre tierra, a la que hemos de reivindicar. Es el pueblo de la Patria, el mismo que en esta histórica plaza pidió frente al Cabildo que se respetara su voluntad y su derecho. Es el mismo pueblo que ha de ser inmortal, porque no habrá perfidia ni maldad humana que pueda someter a esta masa grandiosa en sentimiento y en numero. Esta es la verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que marcha a pie durante horas, para llegar a pedir a sus funcionarios que cumplan con el deber de respetar sus auténticos derechos.
Muchas veces he asistido a reuniones de trabajadores. Siempre he sentido una enorme satisfacción, pero desde hoy sentiré un verdadero orgullo de argentino porque interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de una conciencia de los trabajadores, que es lo único que puede hacer grande e inmortal a la Nación.
Hace dos años pedí confianza. Muchas veces me dijeron que ese pueblo, por el que yo sacrificaba mis horas de DIA y de noche, habría de traicionarme. Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien no lo traiciona. Por eso, señores, quiero en esta oportunidad, mezclado con esta masa sudorosa, estrechar profundamente a todos contra mi corazón, cómo lo podría hacer con mi madre.
Desde esta hora, que será histórica para la Republica, que sea el coronel Perón el vinculo de unión que haga indestructible la hermandad entre el pueblo, el ejercito y la policía; que sea esta unión eterna e infinita para que este pueblo crezca en esa unidad espiritual de las verdaderas y autenticas fuerzas de la nacionalidad y del orden; que esa unidad sea indestructible e infinita para que nuestro pueblo no solamente posea la felicidad sino también sepa defenderla dignamente. Esa unidad la sentimos los verdaderos patriotas, porque amar a la Patria no es amar sus campos y sus casas, sino amar a nuestros hermanos. Esa unidad, base de toda felicidad futura, ha de fundarse en un estrato formidable de este pueblo, que al mostrarse hoy en esta plaza, en numero que pasa de medio millón, esta indicando al mundo su grandeza espiritual y material.
Preguntan ustedes donde estuve. Estuve realizando un sacrificio que lo haría mil veces por ustedes.
No quiero terminar sin enviar un recuerdo cariñoso y fraternal a nuestros hermanos del interior que se mueven y palpitan al unísono con nuestros corazones, en todas las extensiones de la Patria. A ellos, que representan el dolor de la tierra, vaya nuestro cariño, nuestro recuerdo y nuestra promesa de que en el futuro hemos de trabajar a sol y a sombra para que sean menos desgraciados y puedan disfrutar mas de la vida.
Y ahora, como siempre, de vuestro Secretario de Trabajo y Previsión, que fue y que seguirá luchando a vuestro lado por ver coronada la obra que es la ambición de mi vida, la expresión de mi anhelo de que todos los trabajadores sean un poquito más felices.
Señores: ante tanta insistencia les pido que no me pregunten ni me recuerden cuestiones que yo ya he olvidado, porque los hombres que no son capaces de olvidar, no merecen ser queridos ni respetados por sus semejantes. Y yo aspiro a ser querido por ustedes y no quiero empañar este acto con ningún mal recuerdo.
Ha llegado ahora el momento del consejo. Trabajadores: únanse, sean hoy mas hermanos que nunca. Sobre la hermandad de los que trabajan ha de levantarse en esta hermosa tierra, la unidad de todos los argentinos. Diariamente iremos incorporando a esta enorme masa en movimiento a todos los díscolos y descontentos, para que, junto con nosotros, se confundan en esta masa hermosa y patriota que constituyen ustedes.
Pido también a todos los trabajadores que reciban con cariño mi inmenso agradecimiento por las preocupaciones que han tenido por este humilde hombre que les habla. Por eso les dije hace un momento que los abrazaba como abrazaría a mi madre, porque ustedes han tenido por mí los mismos pensamientos y los mismos dolores que mi pobre vieja habrá sufrido en estos días. Confiemos en que los días que vengan sean de paz y de construcción para el país. Mantengan la tranquilidad con que siempre han esperado aun las mejoras que nunca llegaban. Tengamos fe en el porvenir y en que las nuevas autoridades han de encaminar la nave del Estado hacia los destinos que aspiramos todos nosotros, simples ciudadanos a su servicio.
Sé que se han anunciado movimientos obreros. En este momento ya no existe ninguna causa para ello. Por eso les pido, como un hermano mayor, que retornen tranquilos a su trabajo. Y por esta única vez, ya que nunca lo pude decir como Secretario de Trabajo y Previsión, les pido que realicen el día de paro festejando la gloria de esta reunión de hombres de bien y de trabajo, que son las esperanzas más puras y más caras de la Patria.
He dejado deliberadamente para lo ultimo recomendarles que al abandonar esta magnifica asamblea, lo hagan con mucho cuidado. Recuerden que ustedes, obreros, tienen el deber de proteger aquí y en la vida a las numerosas mujeres obreras que aquí están.
Finalmente, les pido que tengan presente que necesito un descanso, que me tomare en Chubut para reponer fuerzas y volver a luchar codo con codo con ustedes, hasta quedar exhausto, si es preciso. Pido a todos que nos quedemos por lo menos quince minutos mas reunidos aquí, porque quiero estar desde este sitio contemplando este espectáculo que me saca de la tristeza que he vivido en estos días".

Un Cuento o cuento Uno

Cómo para ir desandando camino y ya que tengo disco rígido nuevo y se encuentra todo más ordenado, depurado, limpito. hasta casi desapasionado diría yo, sigo con la saga de los cuentos del viejo..... Y si, tendran que bancarselos hasta, al menos, recibir opiniones y, la verdad de la menesunda, encuentre en este desbole de mis días, dónde puse la carpeta de mis escritos... Ché!!! Nadie la vió por ahí??

Un cuento o cuento uno


Se fue asomando de a poco; cuando su nariz llegaba al alfeizar de la ventana ¡paf¡ el ladrillo le pego en medio de la frente, no le gusto nada.
Era un frío razonador, pensó que si no sacaba pronto la cara se la iban a romper, trato de ordenar sus pensamientos:
1º Era casi seguro que había una forma mucho mas civilizada de decirle a un vecino que se metiera en sus cosas .
2º La frente le dolía muchísimo, a) La debía tener hecha pomada, b) Eso que le corría por la cara debía ser sangre.
3º Indudablemente ese tipo era un hijo de puta, debía encontrar la forma de hacérselo notar.
Se fue desparramando de a poco.
El otro se asomó a la ventana, miro hacia ambos lados pero no lo vio tirado pegado a la pared. Desapareció. Pensó, este no jode más. Se volvió para adentro.
Agarro otro chancho por la pata y le reventó la cabeza contra la pared. Una chancha overa, loca de terror se había subido a la cama, mientras un tercero se hacia el disimulado dentro del ropero.
_ Veni puerquita que no te va a doler.
El herido seguía tirado afuera. Pronto apareció su mujer; lo miro con asco.
_ ¡Que haces ahí, porquería!- Le pateo las costillas. ¡Siempre tirado durmiendo la mona!
Furiosa, lo agarro de una pierna y lo arrastro hasta su casa. Llego sudorosa, cansada y aun más furiosa. Llenó de agua el fuentón donde lavaba la ropa y lo metió adentro de cabeza.
La primera sensación fue de frío, la segunda de asombro. ¿Dónde estaba? ¿Que hacia allí? El mar no era, no se sentía salado, el río tampoco.
De chico le habían enseñado que en el mar y en los ríos siempre había pescados. Corrigió, peces. Acá no los había.
Recordó el ladrillazo, el frío hacia que le doliera la frente. Indudablemente, algo más había pasado después de aquello. Toda esta agua a su alrededor debía tener alguna explicación lógica. Una extraña sensación, le hizo pensar que era urgente que la hallara. Mientras la buscaba pensó en nadar un rato, lamentablemente, se acordó que nunca había aprendido.
De joven, esto fue una gran preocupación, recordaba haberse dicho mas de una vez _ No sé nadar, si me llego a caer al agua, seguro, me voy a ahogar.
No le quedaba otra salida, se ahogo.


1963

lunes, 3 de octubre de 2005

Al márgen - Para los Canutos !!!!

Estan los que la van de langas
y encanutan percantas
Son los mesmos
que chamuyan de amigo
que las junan todas
y no les cabe ninguna
pero no entregan prienda
Te llaman dormido, chichipío
y no se cuantas cosas más
Pero siguen amarrocando
y no avivan giles
En jin!
Sólo espero no estar muy alto
asi cuando caiga
no me rompo el alma

VUELVO POR LO MIO

Bueno, bueno, bueno.....
Ahora que recupere la interné, veo que me estan copando el rancho....
Sotretas!!!!!
Aguantenme un cachito que tengo que ordenar un poco el lío que me han dejado...
No huyan cobardes!!!!!!
Cómo pa ir matando el tiempo les dejo un cuento corto que hizo mi viejo...
Pal vicio nomás y espero lo disfruten tanto cómo yo lo he hecho
(De tal palo..... por la insanía digo!!!)


Introducción

Con verdadero orgullo damos a conocer hoy, el artículo, publicado por la revista Science, en el Nº 589 del 29 de enero de l933. Aparentemente el mismo es anónimo. Dado el mal estado en que se encontraba el ejemplar consultado, no fue posible corroborar si dicho articulo estaba firmado y lo que es peor aún es, si estaba completo . No obstante, se encontró, guardada en los archivos de la redacción, una carta dirigida al autor, que si bien tampoco nos sirve para aclarar el nombre del mismo, por lo menos nos hace suponer que sí, que estaba completo.
Lamentablemente no nos fue posible encontrar ninguna copia de la publicación que estuviera en mejor estado. Sin embargo y pese a todo esto, dada la real importancia del tema, tomamos la resolución de publicarla ya que, creemos será recibida con beneplácito por nuestros lectores.
Agregamos también la anteriormente citada carta, por parecernos que agrega información interesante .
La traducción fue realizada directamente del idioma original, por el eminente traductor, escritor y periodista Carlos Podestá.


Descubrimiento de grande interés científico

Todo hace pensar, que para una persona medianamente normal sería imposible verse a sí mismo, parado de espaldas. Esto haría, que fuera prácticamente imposible que se reconociera en caso de verse yéndose. Sin embargo, dicen, que si uno se para, durante un determinado espacio de tiempo, en un lugar específico de la ciudad de Greenwich, condado de Kent y luego corre velozmente, llegará a verse de espaldas. Cosa que, aparentemente, es imposible en casi cualquier otro lugar del mundo. Suponiendo que alguien quisiera comprobar este aserto, deberá tener en cuenta que serán varios los problemas que se le presentaran, el primero a resolver, es hacia dónde correr. Es evidente que no lo podremos hacer en dirección norte – sur y mucho menos de sur a norte, siguiendo el meridiano perteneciente a esa ciudad.
Fácilmente podriamos sentirnos tentados a hacerlo, ya que el mentado meridiano es fácilmente reconocible en aquella localidad. Pero, como es bien sabido, el paso por dos veces por el ecuador, más el paso por otras dos veces por los polos, suele producir serias alteraciones en la percepción de imágenes. Se ha dado el caso de un científico turco que sufrio graves problemas psicológicos al confundir su esbelta figura con la del rinoceronte del zoológico de la ciudad de Ámsterdam. Nos queda entonces el intentarlo de este a oeste o viceversa. Aquí se nos plantean nuevos problemas. El primero es encontrar el paralelo al que deberemos recorrer meticulosamente si es que queremos obtener resultados medianamente satisfactorios.
Sabemos del interés desmesurado de los habitantes de esta ignota región del planeta por los meridianos, así como su notorio desprecio por los paralelos, a los que consideran sumamente aburridos.
Comprenderéis entonces que no será fácil encontrar a alguien que nos sepa indicar la exacta ubicación del susodicho paralelo. El siguiente, y nada menor problema, será saber en que dirección correr.
Tenemos sólo dos opciones, de este a oeste o de oeste a este, o sea, en el sentido de la rotación de la tierra, que sabe dios cual será, o en el contrario. En el primer caso, acompañando la rotación, nos encontraremos con que, al ser ésta de una velocidad muchísimo mayor a la que nosotros podríamos llegar a desarrollar, aún estando perfectamente entrenados, nuestros pasos serían cada vez mas cortos, dado que la tierra se nos escaparía raudamente por debajo de nuestros pies. Por lo tanto, vemos que la única posibilidad que tenemos de llevar a cabo nuestro cometido es el contrario. Alguien, seguramente, nos dira que somos demasiado convencionales, que bien podriamos haber elegido cualquiera de las diagonales posibles. Esta era una idea que nos pareció muy interesante en un principio pero que la descartamos prontamente luego de leer el enjundioso trabajo que al respecto escribiera el reconocido filosofo alemán Olaf Albreech (*) de la Universidad de Maguncia.
Asevera él, que las diagonales, a más de ser poco elegantes, estan siempre dispuestas a sumirnos en horribles confusiones.
Esto ultimo podra comprobarlo fácilmente cualquier persona que, desprevenidamente, intente, sin la asistencia de un guia altamente calificado, trasladarse de un sitio a otro en la ciudad de La Plata.
Pese a todo, creo que la experiencia vale la pena, a mí me resulto sumamente satisfactoria. Teniendo en cuenta que este es un trabajo de simple divulgación científica, no ahondaremos más en las diferentes dificultades con las que podríamos tropezar, las que deberán ser resueltas e investigadas por los que decidan afrontar el reto. Solamente haremos hincapié en una última reflexión: Recomendamos tener espe-cial cuidado en la elección del calzado, ya que uno demasiado impermeable puede producirnos serios trastornos y obligarnos a hacer uso de importantes cantidades de fungicidas; por el contrario, zapatos dema-siado permeables, nos obligaría a efectuar gran parte del recorrido con los pies mojados, dado el terreno donde transcurriría nuestro periplo.


(*) Olaff Albreech – Breve noticia biografica.

Nació en el año de 1599, un poco antes de la revolución francesa, en la isla Spitsberg, archipiélago de Svalbard, posesión por aquel entonces del Reino de Noruega.
Sus padres eran un matrimonio de separatistas checos que, pese a esto, vivieron juntos muchísimo tiempo. Cuando cumplió los dos años la familia se mudo a la zona de Handargevidda donde el padre instala el primer criadero de conejos de toda Europa. Si bien desde niño mostró una gran predisposición por las ciencias ocultas, pronto comprendió, que siendo alemán, le resultaría extremadamente difícil aprender el extraño idioma que se hablaba en esas inhóspitas tierras. Se trasladó entonces a la ciudad de Viena, famosa ya por sus panes.
Allí trabajo en una panadería, donde aprendió el oficio. Años después, emigro a la ciudad de Frankfurt. En ésta contrajo matrimonio con la hija de un acaudalado carnicero. (1)
Escribe su primer tratado ‘’De Cómo Aprovechar Los Deshechos Cárneos, Moliéndolos y Envasándolos Posteriormente En Finas Tripas En Cambio De Dárselos A Comer A Los Perros‘’. Este, su primer invento, le haría ganar fama y mucho dinero al venderlo a los aborígenes, a su paso por Vinland (*)
En el ínterin su esposa lo abandona escapándose con Egon Von Kroisbruck (2) que, como todos sabemos, era un trepador. Despechado, se muda a la ciudad de Hamburgo, en la que aprovechando los conocimientos adquiridos anteriormente, realiza su segundo gran invento.
Una mezcla de grasa y carne finamente molidas que, ante la falta de finas tripas, de las que se hallaba totalmente desabastecida la ciudad, decide aplastar pequeñas porciones dandoles forma de medallones y colocarlas entre dos rodajas del pan que aprendiera a hacer en Austria. Nuevamente comercializa con marcado éxito su producto entre los aborígenes de Vinland, cansados ya de la mala calidad y elevado costo en que era comercilazada la carne de bufalo.
Se radica, por fin, en Maguncia, donde oficia en la universidad cómo profesor de violín.
Escribe allí su más famoso tratado, a su vez, el de mayor interés para nosotros: ´´Der Grosse Probleme Kuns Der Catetten Und Ipotenussen´´.
Lamentablemente se conserva un solo ejemplar, en una mala traducción en arameo antiguo, guardada celosamente por los monjes coptos del monasterio de la ciudad de Glendalough, en los montes Wicklow, en Irlanda. Albreech, terminó sus días cómo Capel Maister del gran Duque de Estergom, en Magiarorszag, dónde compuso sus más importantes piezas sacras y profanas, dos operas y varias sanatas para órgano. Falleció en el año 1844. (Nota del Autor)


(*) Vinland

Nombre dado por los vikingos a la zona de América del Norte donde solían pasar sus vacaciones de invierno ( nota del traductor)


(1) Adele Evinrude Anne Riverstrasse

Dit Putitte, por sus más íntimos, se caso muy joven con Albreech. Este era ya bastante mayor y sufría muy serios problemas de erección. Se llegó a comentar incluso, que en realidad llego a su primer gran invento tratando de satisfacer las apremiantes necesidades de su joven esposa. No es de extrañar, que esta, entonces, luego de un exhaustivo análisis de la, por cierto, larga lista de sus amantes, optara por escaparse con el que, aparentemente, reunía las condiciones físicas y económicas más interesantes. Sin embargo, rápidamente tuvo que confesarse que su elección no había sido la más correcta. Paso así por una temporada en la que fue de desilusión en desilusión.
Ante tanto fracaso amoroso, consideró que ya era tiempo de poner en practica una vieja idea tantas veces demorada. Viaja entonces a la ciudad de Bujumburu en Burundi, por entonces joven republica centro africana, dónde se radica, consiguiendo rápidamente trabajo en un prostíbulo, dónde por lo visto, encuentra la paz interior que tanto necesitaba.
Terminó sus días, en 1914, a los noventa y siete años, rodeada por el cariño y el respeto de sus discípulas, siendo por entonces la madama más conocida del lugar. Aún hoy podemos escuchar en boca de los más viejos, relatos sobre la mítica voracidad de aquella mujer blanca (N.del Autor)


(2) Egon Von Kroisbruk

Fue el elegido por Adele para escapar de su marido y de su padre. Era un joven bien parecido, no muy alto pero de buena contextura física, tremendamente pedante y con aire suficiente, cualidades todas estas que encantaron a la susodicha, sobre todo, el hecho que hubiera heredado una importante fortuna.
Fortuna que su padre había amasado durante la guerra de Crimea, según algunos, en forma no muy honesta. Sin embargo, Egon, se embarco en quiméricas expediciones hacia ignotas y borrascosas cumbres, donde dilapido su cuantiosa fortuna. Esto fue lo que decidió a su amante a empacar cuanta cosa de valor hubiera en la casa y a desaparecer rápidamente.
Afligido y en total bancarrota, se establece, en Izmir importante localidad del Imperio Otomano, donde en calidad de mercenario, integra las huestes del Sultán Ali Jeorges Al Matorral, quien por entonces pretendía ser nombrado Emperador General y Protector de la Moral y las Buenas Costumbres. La última noticia que tenemos de él es que fue visto en la quema de la biblioteca de Alejandría, luego de lo cual se pierde todo rastro. ( N.A.)

La Carta en cuestión

Faisalabad, 15 de enero de 2017.-

Estimado señor :


Con sorpresa he leído un artículo suyo en la prestigiosa revista Science.
Si bien debo entender, que cómo UD. aclara, sólo se trata de un trabajo de divulgación científica, me ha llamado poderosamente la atención el hecho que en algunos aspectos profundizara tan poco y en otros su información fuera tan deficiente.
En el primer caso olvida u omite mencionar la necesidad de la realización de las debidas abluciones con aceites aromáticos y las aún más importantes oraciones al profeta, para que nos ayude y de las fuerzas suficientes para nuestra empresa. No quisiera pensar que es UD. un impío cientificista.
Otro tema que no trata es el de la importancia del acabado conocimiento de los vientos del lugar, ya que éstos serán de vital importancia a la hora de efectuar el recorrido. Si los tuviéramos de frente entorpecerían nuestro avance y de costado podrían hacernos salir de sobre el paralelo y la deriva llevarnos a perder totalmente el rumbo.
No deseo extenderme mucho más sobre estos temas, basten estas breves consideraciones para instarlo a UD. a continuar y a profundizar sus investigaciones ya que pienso que el tema es de gran importancia.
En realidad, el principal motivo de esta carta es el enojo que he sentido, cómo imagino lo habrá sentido cualquier otro ciudadano pakistaní, que halla leído su artículo. En la misma hace referencia a Egon Von Kroisbruk. Dice que fue visto en el incendio de la biblioteca de Alejandría y que luego de eso se pierde su rastro. Esto es una patraña, maliciosamente inventada, seguramente, sólo por indues infieles, ya que, el nombrado, es nada menos que nuestro héroe nacional. Es cierto que estuviera presente en el incendio acompañando al Califa Osmar 1º, pero, cómo él mismo aclaró tiempo después, esos fueron pecados de juventud. En verdad cuando nuestro héroe se instala en Izmir, lo hace tentado por la excelencia de sus higos a los cuales era decididamente aficionado. También es cierto que se pone a las ordenes del Sultán Al- Matorral, llegando a obtener el grado de capitán de jenízaros. Este Sultán estaba obsesionado con la idea de conquistar el Irak, esgrimiendo para esto razones patrióticas, para ocultar el hecho que su único interés se centraba en las riquezas profundas de este territorio.
Luego de varios años de interminables guerras y luchas intestinas y ante la toma de Izmir por los griegos, decide emigrar. El sultán, escapa de la ciudad y después de un largo peregrinar, se instala en Alabama, naciente estado, donde sus descendientes para pasar desapercibidos, traducen al ingles su apellido el que pasa a ser desde ese momento Bush.
Von Kroisbruk deambula un tiempo por Anatolia, pero, perseguido intensamente por los Jóvenes Turcos, se dirige al valle del Indo y se establece en la, por entonces, pujante ciudad de Mohenjo-Daro. Por un tiempo se dedica a la fabricación de sellos, pero pronto sus inquietudes políticas lo llevan a formar el partido Ario-Islámico de Reconstrucción Nacional. Al frente de éste contribuye al engrandecimiento del futuro país. Gracias a su decidida actuación, son anexados los territorios de Cachemira. Esto hace que se constituya en el lugar una importante industria de pulloveres, que beneficiaron grandemente la economía de V.K.
Pese a continuar con su incansable tarea por el engrandecimiento del país, constantes peleas con el administrador de la Compañía Británica De Las Indias Orientales, motivadas en repartos de comisiones mal liquidadas, resuelve trasladarse a Harappa, ciudad a la que él mismo, había colocado su primera piedra, donde rodeado de sus esposas, amantes e innumerable cantidad de hijos, fallece a los 139 años.
Comprenderá ahora el por que de mi enojo al ver ignorado al más preclaro paladín de nuestra historia patria.
Esperando que mi aclaración sirva para la mejor comprensión de la historia de mi país, quedo a sus gratas ordenes.
Sin otro particular y alentándolo a continuar con sus estudios ya que somos muchos los interesados en el tema, le saludo a UD. atte.

Fazal Elahi Chaudhy

Lo mas visitado

Visitas. Entre ellas esta la tuya: Gracias!

Para seguir por Email