sábado, 6 de agosto de 2005

Mire cómo son las cosas....

doña EriK, que hasta le banco el faso con tal que me de charla un rato.....
Y eso no es poca cosa, mire que a muy pocas personas se lo tolero. a fuer de ser sincero, sólamente a aquellos que aprecio tanto, o sea los que para mi, están por sobre el bien y el mal.....
No, si me sobran los dedos pa contar a quien le banco el faso!!!!
Vicios... Hoy me esta acompañando uno de los míos.... Y los que me conocen saben que soy medido pero, hoy me duele un todo, vió. Estoy pa soplar moco, pero mal, sin joda
Así que me lo llame al Juan y caminamos hace rato, bueno el camina yo diivago, yo deambulo, yo transito, eso si vestidos de negro pa no desentonar con la noche.. El Canadian boy me entiende...
Y sí, a osté, sí, al devenido moderador le digo, no se me haga ilusiones con el feca, que si me aguantan, salimos oliendo mal, fulero, pero vivos. Le digo más, ni siquiera es cómo pretendia el Alvaro, es sólo cosa de pasar la noche y resucitar en años, en miserias, en espanto....
Y que quiere que le diga cartero, ayer no fué su noche y es cómo yo le decía, nos convenía pegarnos unas zapis cómo hice con el Riki los otros días..... Moscato, pizza y faina......
Hoy, hoy no es la mía.....
El corazón está sangrando
gota a gota
día a día
no deja de sangrar
y
en su contínuo fluir
se va secando
hasta que llegue el día
en que deje de sangrar,
hasta que llegue el día, el buen día
en que uno se acueste,
tranquilo,
para dormir
para morir

22 comentarios:

Riqui dijo...

avise cuando escriba otra cosa

ya pasó el ifri de cagarse, y hoy hasta hubo sol

cuentese algo, pa la gilada!!

viqui dijo...

me gustaria leer algo, porque por aca se lo extraña.yo digo, de metida nomas...

Titongo dijo...

ehhhh... no, nada nada

Riqui dijo...

Estos qeu abren bloges y no escriben son como los cosos qeu tienen celular y lo tienen siempre apagado!!!

Ayyyy qeu lo parió!!!!!!

Yo le doy hasta maniana martes, si no empieza a escribir, me constituyo y entro a escribir yo!!!

Quejoderrrrrr!!!

sarafisher9121 dijo...

i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here

Tito demoron dijo...

si senió, yo me prendo, le copamos el bulin y lo llenamos de letras.
hablando de letras ¿le conté que una vez ví al ojo de la tormenta? Bueno, en realidad nos miramos mutuamente.

Rechaka dijo...

ve... ve lo que pasa
ahí le apareció un bicho de esos spamódicos de la 9121... y Caledonia seguramente. Esa esquina es peligrosísima. Una vez cruzaron un Cadillac, blanco descapotado que venía por la 9121 y un Montclair Phaeton, cuatro puertas, una belleza que llegaba desde Park Cruissington por Caledonia, pero a contramano. Nada lo detuvo. Ni siquiera Chesterghen que estaba de servicio. Los chicos que estaban allí jugando a las cañicas no podían creer lo que veían. La morocha del 9121 bajó, falda aperdizgada, abierta a la altura de la pantorrilla, tacos altos marfil, cabello ensortijado culminando en un fabuloso sombrero alado con dos delicadas plumas. Bajó delicadamente y movió su silueta como solo una actriz de los cuarentas podría hacerlo. Era Jeanne Caritford, una jovencita del medio oeste californiano. Se acercó al Montclair que le había rozado su Cadillac destrozándole las bombillas. Buscó en su bolso pequeño. Extrajo lo que después supimos era una Walther y le vació el cargador al del Montclair. Volvió sobre sus pasos y de la misma forma delicada subió y partió. Los diarios informaron que se trataba de un ajuste de cuenta por celos. Teimpo despues desclasificados los archivos de la zona, se supo que Jeanne era una espía alemana vengándose de quien revelara su identidad real, John Starnose.
En la esquina de la 9121 y Caledonia, 1943.

Riqui dijo...

Mierrrrrdrdddd con la Janet, mina de armas llevar!!!

Eso me hace acordar, hablando de armas, y carácter y minas, vió ustñe lo que son os camiones areneros, esos qeu reparten losmateriales de los corralones. Ayyyymamita lo que daría a veces por tener uno de esos, y ajusticiar a más de un chichipío qeu vaya a saber qué se piensa cuando manejan su vuaturés.
Y yesulta que un martes tomando unos mates en el quisco del presidenciable Mingo, sobre la célebre Brandsenm vi cómo uno de estos camiones le hacía el finito a un Renó 6 de una clienta qeu estaba comprándo el diario Popular.
Sin contemplaciones, la Robusta Señora de ruleros llevar, sin decir palabra, trepó el estribo del Bedford, y le zampó tremendo cazote digno del inmortal Ringo.
Sin quitarle la mirada atemorizadora de encima al chauffer, le pagó al Mingo, pusó primera, y pisando un cacho la vereda, puso rumbo al centro de Ituzaingó.
Luego el Mingo en confianza me revelaba qeu tiempo atrás, los protagonistas de este casi policial hecho, habían sido amantes, hasta qeu la Sra del Popular lo pescó con uno de los peones del corralón, revolcándose entre los pedidos de cal y canto rodado

Riqui dijo...

che no se puede instalar en este blog un corrector ortográfico , porque ultimamente estoy escribiendo como el Idem

Rechaka dijo...

En definitiva siempre son historias de soledades. Búsquedas inusitadas que completen la existencia. El de Jack Pillance fue uno de esos casos, descendiente de irlandeses era algo así como el hijo no querido de su barrio allá en Soudmerry. Centro católico por excelencia en los bajos de Clintsmaswick. No era una persona muy atenta a lo que ocurría a su alrededor y eso le jugaba en contra. Era objeto de burlas cuando iba a lo de Ronny a tomar cervezas. Nunca les dió importancia. No reaccionaba. La soledad provoca esas inflexibilidades. No hablaba de mujeres siquiera. Una noche un paisano se le acercó, como que le dió pena:
- Oye Jack, por qué no vas a lo de Betsie y te diviertes un poco. Tú necesitas compañía femenina.
Con unas copas de más se encaminó al codiciado burdel. Un poco caro para el hombre común. Pero Jack siempre tenía unos dólares de más. Betsie, la Madame del lugar lo junó en seguida. Hizo señas a una pelirroja chasqueando sus dedos. La dama escupió su chicle, acomodó su corset y encaró para donde estaba Jack. Cuando pasaba cerca de Betsie ésta le susurró al oido "al lavadero". Los ojos castaños de la dama crisparon, la sangre en sus pupilas hizo aparecer toda vena posible. Un haz de luz en su mirada iluminó la frente de Jack, mientras un hilo filoso de saliva descoloreaba el maquillaje de la dama. Su gargantilla azul se ajustó al cuello, sus muslos temblaron en el apronte hasta endurecerse. Tomó a Jack por el hombro y se los vió internarse en la puerta lateral.
En Soudmerry, un hombre de blanco, reloj cadena al bolsillo, anillo de brillantes, bastón y sombrero al tono, pasea por la 49, rumbo a lo de Ronny. Los transeúntes lo saludan con respeto, las mujeres se asoman en cada ventana contemplativas y admiradas por su elegancia en cada paso. Al entrar al bar, los habitués se abren de la barra dando lugar a Jack que extiende su mano atajando la cerveza que exactamente a las 19:33 el viejo Ronny hace deslizar para su distinguido cliente que en los últimos diez años no ha faltado a la cita.
Bar de Ronny, Soudmerry, 1948.

Riqui dijo...

Hablando de busquedas inusitadas qeu completen la existencia, me dejó mal con esta historia, y si, viejo hágase cargo: Nunca recibí una cerveza deslizándose por el frío mármol de una barra tabernera. Frío mármol suena medio al final del juego al Game Over, y si, cuántas ilusiones fenecieron bañadas en el alcohol qeu brota de estos oscuros ámbitos! Cuántos desengaños fueron cobijados por los etéreos vahos, empañando una realidad qeu uno nunca quiere ver!!

Quisiera encontrar a alguien qeu me diga donde puedo enjugar tanta desdicha, tanta desazón, y tantas ganas de tomar cerveza!!!!

Puraka dijo...

Cerveza... probablemente conozca la historia, es parte de los relatos de Traselpuente, allí la cerveza corría todos los días, especialmente después de las tormentas. Recuerdo especialmente una. Le cuento que ese día decidí utilizar la Chevy turquesa, había llovido y el camino seguramente empeoraría llegando al río. No cruzaría el puente en esta oportunidad. El día no se prestaba mas que para cine y las películas llegaban los jueves a Soudmerry. La posada de Jeffrey era una buena alternativa en estas circunstancias, Apenas dos millas antes de arribar, un hombre caminando hacia el puente. Aminoré la marcha. Parecía cazador. Le hago señas de llevarlo, mira la caja de la Chevy, vuelca sus bártulos allí y entra a la cabina.
- Sam Sterpenton, encantado.
Le comenté que no era época de caza, que tuviera cuidado pues el alguacil hacía rondas por el sitio. Pareció no importarle y desvió su conversación hacia cuestiones vinculadas al alcohol y la historia del lugar. Me comentó que la cerveza de esta zona era muy popular en su pueblo. Me resultó extraño, pero todo es posible. Lo invité a tomar un par de botellas en lo de Jeffrey.
- Conocí a "sadman" hace 17 años. Antes que abriera su posada. Solíamos cazar juntos. Seguramente ya no se acordará de mí.
Nunca supe si era un apodo de Jeffrey o su apellido, de todas formas yo no lo llamaba así. Alguna vez había evidenciado que no le gustaba "dime Jeffrey solamente, ya olvidé a Sadman". Llegamos y el hombre cargó los bártulos y su dos caños. Le comenté que no era necesario, que aquí nadie robaba, que podían quedar sin problemas en la caja de la Chevy. Solamente me miró.
Abrí la puerta. La extensa vitrina espejada detrás de la barra lucía altamente esplendorosa con la luz amarilla del atardecer post tormenta. Siempre es cálida la luz cuando atardece en las cercanías de Soudberry. Saludé desde la puerta extendiendo mi mano, a la par que me quitaba el sombrero. Ví que Jeffrey se tiraba detrás de la barra, sentí el estruendo a mi costado, ensordecedor. La vitrina estalló en cientos de pedazos.
Al día siguiente el alguacil y su ayudante me trajeron la Chevy turquesa, que había sido abandonada sobre la vieja ruta a Pavington, al oeste del pueblo. Nunca supimos del tal Sam y Jeffrey jamás habló del tema.
Posada de Jeffrey, en las afueras de Soudberry, 1955.

Puraka dijo...

le cambié una cosa al relato porque acá hay que mencionar minas porque el que te jedi es un romántico y sin mujeres el romanticismo es melancolía nada mas agregué que el tipo menciona a una tal July cuando dice lo de la cacería con "sadman". Y que "nunca supimos del tal Sam y Jeffrey jamás habló del tema, pero cuando mencioné el nombre de July sus ojos humedecieron" (no es kiccchhhsstt?? que leeeeendo)

Riqui dijo...

Eso me hace acordar una historia, el tema recurrente, los largos caminos, la soledad, que echa raíces en la tabernas, en este caso pulperías. Nunca supe bien del origen de tal denominación. Fíjese la lejanía de la llanura respecto del mar. No creo qeu durante los siglos anteriores se sirvieran pulpitos u otros frutos del mar por esa zona.
Rosendo era hombre de a cabayo, acostumbrado a largos viajes encaminando tropillas, pero su sonrisa , la que había desaparecido hacía mucho tiempo, cuando grapa de por medio se enteró qeu su mujer había abandonado los sinsabores del rancho por una vida más distendía asistiendo a un capataz de una estancia al sur de Santa Fé, decía su sonrisa se disimulaba ante la espesura de su bigote tiznado por el humo del tabaco aún verde.
De ahí en más su derrotero siempre estuvo ligado a la tristeza de los atardeceres qeu lo sorprendían desensillando, y buscando en otros rostros la complicidad de aquellos que supieron mitigar a fuerza de dolor y desencanto la dureza con la que se forja el hombre de campo.
Y hubo una nochecita, en la que creyó reconocer en los grises ojos de María, una criada qeu ahora servía mesas, parte del encanto qeu seguramente habrán decidido al capatáz e´estancia a llevarse a su prienda.
Y creyó que no estaba preparado para seguir peleando, por los viejos fantasmas de amores qeu ya no están.
Murió esa noche en una reyerta por un tema menor, sin importancia. María comentó que había bebido en exceso

Titongo dijo...

Las sospechas jamás tienen fin, ese es su sino. Fíjese por ejemplo. En la esquina de Calligan y Southplane atendía la dulcería quien otrora fuera un preciado cantante de folk de la zona, Stephen Angierson, quien había contraído nupcias con la conocida enfermera Susan Mary Westsaw del Soudmerry Hospital Center, en las inmediaciones del parque principal. Susan Mary había sido una codiciada rubia en sus albores juveniles escolares y junto a Stephen representaban el ideal de nuestro modo de ser en Soudmerry. Elegantes ambos, reinando en cuanta fiesta comunitaria hubiera. Muy creativos. Sus pasos de baile eran imitados aún fuera del estado. Pero la desgracia azotó a la pareja luego que una turbia noche los encontró disputando quejas en el vecindario. Los gritos de ambos hicieron que las luces de los departamentos iluminaran la calle. Se la vio salir, zapatos en mano, tapado a medio vestir y el cierre de la pollera aún sin levantar. Al pié de la escalera de entrada al hall de los edificios Claiston en el número 3425 de Calligan, al oeste de la ciudad. Los vecinos comentan que las maldiciones alcanzaban a toda la ascendencia del bueno de Stephen. Una valija se estrelló en los jardines de entrada. Susan Mary, apretó la valija y subió a un convertible conducido por Margaret Ríos y partieron.
Margaret falleció el 3 de septiembre de 1947 en la conocida colonia de artistas sobre el acceso a la interestatal. El forense selló su certificado "asfixia por obstrucción". El 4 de octubre de ese mismo año, un incendio arrasó con la dulcería de Calligan y Southplane. Algunos vecinos quisieron ver la mano de Susan Mary tras el atentado, pero ella estaba aún detenida a la espera de enjuiciamiento por sospechas de complicidad en el asesinato de Margaret Ríos, cuyos bienes representaban una cuantía suficiente de dólares para un buen vivir por años. El cuerpo de Stephen nunca fue hallado. En el bar de Ronny todavía sostienen que Nadine Westsaw, hermana de Susan Mary fugó con Stephen minutos antes del incendio.
Bar de Ronny, 1948

Riqui dijo...

Mire yo tenía entendido qeu Calligan y Southplane eran paralelas. No me estará engatusando usté, no?
me via fijar en la Phil Car, y más tarde vengo y le cuento

EriK dijo...

Bueno ¿Y? para cuando... se esta juntando mucha tierra, se viene los primeros calores ¿? y como que en este lugar veo no tienen la intención de abrir las ventanas, y hay mucho olor a humedad, y la mezcla de el olor a mis Jockey Clú y el bao del moho haaagggggg que feo...mircole che! resulta que yo suponía que el que poseía el don de la escritura era poseedor de el don de la catarsis escribiente, y de esta forma el escribiente catártico ¿? servia para que el lector también haga catarsis mediante la lectura (permiso Tito o mejor para no andar a los gritos, no le dice a Riqui que si encuentra el corrector ortográfico para los posteadores ¿? me lo empreste? chas gracias) Ya me perdí... Se ya se todos tenemos quilombos (escribir quilombo es como escribir kiosco... que loco no?)problemas y de los existenciales tambien y no dan ganas de escribir. Y ahora entiendo lo que sintieron don amigas mías (de las muy pocas pero buenas) el día que para no variar yo estaba a full y estaba partiendo raudamente a no recuerdo donde, y escuche el timbre de casa... "la puta y ahora quien es"...pongo el ojo en la mirilla de la puerta y veo a Emmy..."Huy y esta cresteana que se viene sin avisar y desde la otra punta de Mendoza, y bueno que me acompañe"...abro la puerta y se estaba saludando y presentando con la Marce, y bueh se las hice corta (yo ya había perdido como un minuto)..."Hola chicas esto es simple, o me acompañan IIIA!!!, o se quedan esperándome estoy a full y tarde como siempre..."...como en un segundo la respuesta no llego, las dos tenían los ojos abiertos como dos huevos fritos, estire la mano les di la llave de casa y les dije "miren si quieren plancharme la ropa que hace dos semanas no plancho realmente demostrarían cuanto me quieren o si se quieren tomar unos mates me da igual, yo vengo mas tarde"...Y otra vez me perdí y ya no se ni lo que quería decir. Pero como me enseño mi padre, soy mujer y estamos en este mundo (entre otras muchas cosa) para romper los huevos y quejarnos. Yo vine acá a sorprenderme con la lectura que dejaría para la noche o caso contrario a que-jar-me!!! Donde esta el libro de quejas porfa??? No es posible uno viene acá y nada... Alguna vez le dije que era muy bueno leer cosas que escribió años atrás, entonces yo me pregunto y disculpe la ignorancia ; si no tiene ganas de escribir ¿no le quedo material escrito de antes para compartir?. Los otros días yo tenia ganas de hablar de Evita, y me puse a escribir en las Mágicas Ruinas como para ver si se prendía ...y naaa-ddda!!! Me quede dandole vuelta la historia a Tito, como para lograr llegar a Evita , mande una cantidad de fruta y a usted no lo encontré ni lo vi, ni para el clerico Ja!. Y como logro enseñarme el filosofo matemático astrólogo con un doctorado en deporte y juegos de la infancia y oriundo de Ituzaingo ¡¡¡Hay que amucharse!!! o amucharce, y has lo que yo digo y no lo que yo hago y CHEEEE PRESTEN EL CORRECTOR!!! ¿nadie trajo un diccionario de mas????
Saluda atentamente Erik

Riqui dijo...

Uyyyyyyy cayó piedras (no sin llover, porqeu acá yueve como la vagina de la pájara verde!!!, mire como será qeu venía del erscate de mi familia en un remis, cuneta, el remisero que duda, pof, pof, y a empujar bajo el aguasss ylrpqlp!!!!) ehhhh qeu decía??? Uyyyy ve, ve! ahora usté Erica viene me enyena el boliche de dudassss, y yesulta qeu me pierdo!! dónde estoy? quién soy???
De qúe hablábamos de corrector? ahhh sim creo qeu en el morral tengo un liquid peiper, aurita se lo empresto. Amiga le doy un consejo, aunqeu yo consejos no doy, trate de hacer la prueba (je ejejeje, se pnsó qeu Moris había reencarnado en una uña, ehhhh) Enquestaba Tito? che nadiessss más viene a hacer el aguante?? mire qeu yo invité mucha gente, un dijo qeu iba a traer lemonpai
Bue, ña Erica, pa ir terminando le digo que no corrija, nada, mire el teclao, y que salga lo qeu sea, es un buen método pa´disimular los orrores de hortografia ylrpqlrmp!!!, hasta tanto os bloggers boys se pongan las pilas y zampen corretor hortograficó
Viá ca,biar la yerba. Dispué vengo

viqui dijo...

Lo que pasa es que llueve mucho! esta más lindo pa´leer que pa escribir. A ustedes no se les humedecen los dedos? tal vez a alguno de por aca si, debe ser por eso. queseyo!
lástima que llegue tarde para el mate, seguro que si hacen otra ronda, pueda prenderme y capaz que se prende "uno que escribe muy bien". Estaría bueno eso.

EriK dijo...

Ufa... y yo que me había puesto contenta con lo del corrector...
Mira Riqui ayer en Mza. del cielo vi caer y volar de todo con o sin lluvia, lo unico que falto es eso de que llueve plata y de que los chanchos voladores. Pero lo que mas nerviosa me puso fueron los truenos y relámpagos, rayos y centellas, ufff y yo decía desenchufo el tele? esto me va quemar la PC!!!, "como esta jorobando la corriente ,esto me va a quemar todo"...en fin...de qué le sirven las heladeras y lavarropas, televisores ...masííí!!! Moris tiene razón...y si se me quema todo ¿Moris me lo va a pagar? Nahhh...
Recuerdennn... que siempre "los leo", puede que no este al día con lo ultimo que escribieron, pero los leo. Estoy donde me siento cómoda, y nada tiene que ver con que si el animo esta o no pal carnaval. Acá el hombre de la capital del rock pesuti me permite mis vicios, buena lectura, dialogo ameno y se escucha buena música (no como el idiota de afuera que me esta secando el espíritu con ese cuarteto o cumbia de porrqueria, a que hora va terminar le lavar el auto???) y si ahora le joroba el humo no fumo y sanseacabo.
No molesto mas y sigan contando esas historias con Tito, que están buenas (Y a ver si el dueño de casa se apura...) Yo ahora dejo escribir a los saben, y mientras yo LOS LEO, pero si hace falta ya sabe que en la filial control mza. con un chiflido se pone en pie pa el aguante o lo que mande, eso si lemonpai no se hacer porque para eso esta mi hermana que mejor no le cuento un man-jar, y como nunca vi y no tengo el gusto de conocer a Mucha Gente y menos su lemonpai, no voy a opinar de este y por las dudas que venga le dejo mis respetos. Hace mucho no estoy tomando mate, la ulcera no me lo permite, pero las rondas de mates suelen ser sin horarios ¿creo io?, puede que alguien le convide uno a al la niña Viqui que se quedo con las ganas?.
Saluda atentamente EriK

Puraka dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Puraka dijo...

Conocimos a Rachel Lawville en el invierno del 30. Su familia había arribado desde Backwoods, apenas unos kilómetros al este de la capital del estado. Era una niña de tez blanca, pecosa. Sus rizados fueron muy populares y el moño que su madre colocaba indefectiblemente todas las mañanas sobre su peinado era el objeto de burlas de las más disímiles.
Andrew Warsame, era criado por su padre, dueño de una ferretería, ya que su madre había ido en principios de la crisis de ese mismo año en búsqueda de trabajo a la capital del estado. Nunca regresó al hogar. Andrew, no era muy afectuoso, siempre serio y sin sonrisas, como imitando a su padre, quien era un hombre recio que no aceptaba siquiera un brote de llanto de su niño. A los doce años todos teníamos una rabieta de vez en cuando. Andrew no podía darse ese gusto.
Los rizos de Rachel enamoraron al incipiente aprendiz de ferretero, cuando cierta mañana llegó al negocio del padre y decidió atenderla. La muchacha lo miraba cándidamente. Fué a partir de ese instante que conocimos en Andrew su sonrisa. También su enojo, cuando hacíamos la clásica broma sobre el moño de Rachel mientras paseaba por la 49 en busca de la mirada de su enamoradizo ferretero. "Moño... moño, pareces un quelonio" decíamos a coro detrás de la muchacha. Eso, ahora sí disgustaba a Andrew, quien comenzaba a los puntapiés y los puñetazos. Decidimos, casi en forma tácita, no realizar mas burlas, pero nuestro amigo Jackson insistía en voz baja diciendo el remañido versito y luego corría para evitar el disgusto de Andrew.
En el año 48 Andrew Warsame regresó a Soudmerry a encargarse de los asuntos de su padre que había fallecido. Había sido condecorado tras la guerra y permanecía incorporado como oficial. Lucía todo el tiempo su uniforme del ejército. En ese mes que estuvo en el pueblo se reencontró con Rachel y con algunos de nosotros también.
Los otrora enamoradizos jóvenes, paseaban esa tarde por la 49 como tantas veces lo habían hecho muchos años atrás, cuando cruzaron a Jackson, quien les deslizó una sonrisa a la par que murmuraba por lo bajo "moño... moño, pareces un quelonio".
Durante el juicio intentaron justificar los asesinatos, incluso declararla demente pero el tribunal sentenció a Rachel a 72 años de carcel.
Andrew y Jackson se encuentran sepultados en el cementerio local.
Soudmerry, Bar de Roony, 1951.

Lo mas visitado

Visitas. Entre ellas esta la tuya: Gracias!

Para seguir por Email