domingo, 11 de abril de 2010

Rincón

Cuando a ésta habitación llegan los rayos del sol
se vislumbra dentro de la estancia un fino polvo de años
que nos remonta a la antigüedad de la tierra.

Cuando un gato salta ágil por la ventana
sus largos bigotes acarician las telarañas del tiempo.

Las agujas del reloj aún detenidas a las once y cuarenta y cinco
o quizás
a las doce menos cuarto
o quizás
a las veintitrés y cuarenta y cinco
se presta todo a muchas interpretaciones
lo cierto
es que ya nadie se acuerda bien
que ocurrió aquí en ése momento.

Y en un rincón
un florero sin agua con flores mustias
que nos recuerdan fragancias de primaveras pasadas.

Todo se ha detenido en este recinto
y sin embrago
sigo dentro de él y fuera de él
viviendo.


Bs. As. 06-10-1976

2 comentarios:

antonia obiol y corcoll dijo...

... En esos rincones interiores las flores de otro tiempo siempre están frescas y otras ya olvidamos que existian...


Besos.

SALVA TU PIEL dijo...

Nada más verdadero.
Muchas Gracias por leerme

Lo mas visitado

Visitas. Entre ellas esta la tuya: Gracias!

Para seguir por Email